Ser positivo en 6 pasos

¿Alguna vez has prestado atención de lo que piensas? ¿Qué tal lo que dices? ¿Te has fijado detenidamente al menos por 2 horas en lo que piensas y en lo que dices? ¿Sientes que son la mayoría negativos? ¿Crees que te la pasas brincando de queja en queja durante el día? Yo sé lo que se siente. ¡Créeme, he estado ahí también!

Ser positivo no es una virtud adquirida al nacer, es una constante programación. ¡Es un estilo de vida! Es ser intencional. Es recordarse cada segundo (sí, cada segundo) en serlo. Es un hábito que al crearlo puedes ver sus beneficios casi de inmediatos. Hoy te cuento en 5 simples pasos como yo trabajo diariamente mi positividad.

  1. Antes del café sírvete una taza de palabras positivas: Preferiblemente que sea lo primero que hagas al abrir tus ojos. Ya sea una frase favorita o una afirmación. ”¡Hoy será un día maravilloso!” En mi caso, doy gracias. El ser agradecidos con lo que tenemos tiene un efecto maravilloso, nos ayuda a enfocarnos en las cosas que si tenemos y dejamos atrás la frustración de lo que no poseemos. Al principio notarás que repites agradecimientos, pero si buscas bien adentro de ti, con determinación y enfoque, lograrás encontrar muchas cosas de las que agradecer. ¡Si escucharas a veces mis agradecimientos te reirías en cantidad! Agradezco desde cosas grandiosas como la dicha de tener un día mas de vida hasta cosas cotidianas como dormir seis horas corridas. ¿Mi agradecimiento de hoy? ¡Gracias porque No escuché ni un sólo ronquido de David, dormí profundamente! Jajajaja. Mientras mas cosas agradezcas antes de poner tus pies en el suelo, mas positivo comienzas el día.
  2. Acepta las cosas que suceden: No todo lo que sucede está bajo nuestro control. Sin embargo hay otras que sí lo están. Evita descontrolar aquellas que estan bajo tu control y suelta en las áreas que no lo tienes. Por ejemplo: Quedaste con una amiga en ir de tiendas. Ella había acordado pasar a buscarte a cierta hora. Tu amiga no cumplió con llegar a la hora estipulada y te dejó esperando por 45 minutos vestida y alborotada. No tienes el control sobre tu amiga, pues entonces porqué desesperarse, incomodarse o malhumorarse por algo que no puedes cambiar. Elige no hacerlo y busca el lado posityde esa situación. A lo mejor te da el tiempo de la ar los trastes antes de irte. De cada cosa que parece ser negativa se saca algo positivo. ¡Créeme, es así! Sólo esta en ti programarte en buscarlo, en eso sí tienes el control. En buscar el lado positivo dentro de lo que aparenta ser negativo.
  3. Crea una tablero de afirmaciones: Coloca fotos de momentos felices, ilustraciones de tus sueños y metas (la casa de tus sueños, la meta te has establecido). Preferiblemente en un sitio visible que puedas recurrir a el cuando sea necesario. Coloca afirmaciones que te ayuden a mantener el pensamiento positivo activo. Puedes incluir postales de cumpleaños, notas de agradecimiento o cualquier palabra hermosa que alguien te haya escrito. En mi caso tengo notitas pegadas en la pared donde esta mi escritorio. También tengo postales que he recibido de amistades y una foto con David de nuestra primera noche de fiesta solos aquí en Massachusetts (fue una noche que pase de maravilla con él). ¿Mis afirmaciones cuáles son? “Im the masterpiece of my life”, “Feel Good!”, “Todo sale a mi favor”, “Logro todo lo que me propongo”, “Respira profundo” son alguna de ellas. Jajajaja. Hecho: Soy de notitas. Acá les llamamos “Post it notes”. Tengo muchas pegadas en varios puntos de la casa además de en mi escritorio. En el botín, en el armario y en el refrigerador.
  4. Piensa lo que piensas, rechaza todo pensamiento negativo y cámbialo por uno positivo: Jajajaj. ¿Te enrede? Puede sonar confuso pero no lo es. Para lograr crear un hábito de pensamiento positivo tenemos que primero estar concientes de lo que pensamos de una manera activa hasta que nos acostumbremos a ello. ¡Créeme, te lo dice una persona que ha sido muy negativa en muchas áreas de su vida! Al principio puede ser abrumador al ver todas las veces que puedes pensar negativamente. Pero sinhaces el esfuerzo de parar ese pensamiento y cambiarlo a uno positivo cada vez que surja verás que de pronto son menos los negativos. La clave está en la consistencia que le des.
  5. Rodéate de personas que te aporten y no que te quiten tu positividad: Lamentablemente existen muchos roba energía. Amistades, compañeros de trabajo y hasta familiares. Esas personas hay que tenerlas lo mas lejano posible de nosotros para no permitir contagiarnos con su negatividad o para que no nos quiten de la nuestra.
  6. Acepta que eres humano y vuelve a comenzar: No porque sea el último paso significa que es el menos importante. La verdad, es el más importante. ¡Seamos realistas! ¡Hay días y haaaaaaay días! Si tuviste uno de esos días donde no lograste el positivismo que deseabas. ¡Suéltalo y comienza mañana una vez mas!

En mi experiencia personal he visto grandes cambios en mi vida. Desde físicos hasta emocionales. Una de las cosas mas cuirosas que me pasa cuando regreso a la negatividad es que no me siento bien físicamente. Me dan dolores de cabeza, se me hace conseguir el sueño y hasta me siento triste. Eso me ayuda a darme cuenta de que mis pensamientos han sido negativos y de que es hora de volver a programarme.

Estoy segura de que si sigues estos pasos antes de lo pensado notarás un cambio en ti. Una vez logras adquirir este nuevo estilo de vida no querrás regresar a como lo hacías antes. ¡Te lo aseguro!

Espero te haya gustado y que te sirva de inspiración a activar cada día mas el ser positivo. Por supuesto quiero saber que opinas, tus estrategias si es que utilizas alguna y tu experiencia si lo intentas. No olvides en darle “like” si te gusta lo que has leído y sobretodo compartirlo en tus redes sociales para que alguien más se beneficie.

Besos,

Sannia.

 

Anuncios