Fotografía: Como hacer fondos bonitos, económicos, reusables o desechables.

¿Disfrutas tomarles fotos a tus hijos? ¿Te gusta tener talleres de cosas que puedes hacer tú sólo? ¿Buscas por la red cualquier cosa que diga DIY(do-it-yourself)? Si tu contestación es sí a la gran mayoría aquí te traigo algo que te puede interesar.

Hoy te hablaré de cómo realizar fondos parecido al de los estudios fotográficos, pero desechable. ¡Sí, desechable! Porque los materiales que puedes utilizar para hacerlos son tan económicos, accesibles, que los puedes conseguir en cualquier tienda cercana a ti. Pero lo más importante, si así lo deseas, puedes desecharlos si es que así lo quieres. Pero también puedes utilizarlos como yo, para otras manualidades u otros usos. ¡A ver, sigue leyendo, observa las fotos mientras te explico!

  • Existen programas, websites y aplicaciones que sirven para editar que nos ofrecen diferentes variedad de fondos. Son un éxito. Programas como Photoshop o Picmonkey, entre otros, cuentan con un sinnúmero de variedad y opciones que podemos utilizar. Por ejemplo ésta foto que te muestro a continuación fue tomada dentro de mi hogar, la pared es blanca y yo sólo le añadi los efectos de nubes con la página de Picmonkey.
  • Utilizar papel para envoltura de obsequios o regalos es también una buena manera de conseguir un buen fondo para las fotos de tus niños. Es económico, lo encuentras fácilmente en cualquier tienda. Luego lo puedes utilizar para hacer otras manualidades o sencillamente para la envoltura de un regalo. Si no deseas utilizarlo en otra cosa, fácilmente lo puedes desechar. Para este tipo de fotografía no es mucha cantidad de papel la que utilizas. Solo la adecuada para el área donde colocarás a tus hijos. Puedes también añadirle globos, letras, números o cualquier cosa que te interese. ¡La creatividad no tiene límites, los pones tú! Aquí te muestro dos ejemplos:
  • Puedes comprar banderines o crear tus propios adornos y colocarlos en un cordón que ayude a sostenerlos. Como por ejemplo este que a continuación te muestro. Lo encontré en una tienda a un precio bien económico. Su gran ventaja es que es fácil de guardar, no ocupa mucho espacio y se puede utilizar para el año que viene.

Así como estos ejemplos que te mostraré puedes tú también crear los tuyos y dejar esa creatividad fluir. Me siento muy satisfecha con el resultado. ¡Es muy divertido!

¿Qué tal te han parecido las ideas? ¿Tienes alguna idea que pueda utilizar? Comparte con nosotros tus experiencias y si te gusta lo que has leído compártelas también con tus amigos en las redes sociales. ¡Deseosa de saber tu opinión!

Besos,

Sannia.

Anuncios

Talleres Incompletos: Foto mensual de tu bebé.

¡Hola! ¿Cómo la estas pasando en el día de hoy? ¡Bien! Eso espero, que todo este marchando de maravilla. ¿Alguna vez has comenzado un proyecto que terminó siendo inconcluso? ¿Te llegó el tiempo de expiración y no lograste terminar lo que con tanta dedicación comenzaste a realizar? ¡A mí! ¡A mí me ha pasado!

Existen proyectos, talleres o como quieras llamarles, que pueden permanecer tiempos sin terminarlos y un día te sientas con la determinación de terminarlo. ¡Lo lograste, terminaste aquello que habías dejado a medias! ¡Qué satisfacción cuando lo terminas! ¿Verdad?

Pero existen otras veces que comienzas a crear un proyecto, vas bien realizándolo, con dedicación y amor. Sin embargo, va casi en al final algo sucede y… Todo queda sin terminar. 😦

Esto fue lo que me sucedió cuando me propuse hacer el proyecto de tomarle fotos a mi hija cada mes durante su primer año de vida. ¡Observa las fotos a continuación y sabrás a lo que me refiero! 😉

 

Antes de que I.A. naciera habíamos comprado este oso panda del que me había enamorado. También le había comprado la ropita que utiliza en estas fotos una para cada talla (de 0 hasta los 12 meses). También había conseguido los números que utilizaría cada mes. Todo estaba listo, solo faltaba que la niña naciera para comenzar con el proyecto.

Con alegría esperaba cada mes ese día para tomarle su foto. Qué emoción tan grande era ver como los números iban en aumento, al igual que sus descubrimientos en el mundo que le rodeaba y todo lo que lograba hacer cada mes.

 

Todo estaba documentado. ¡El proyecto iba corriendo según me lo había propuesto!

Ya cuando se podía sentar y explorar sus alrededores el reto de lograr una foto sin movimiento era cada vez mayor. Esto aún no ha cambiado. Jajajaja. Pero disfruto muchísimo tomarle fotos en cada momento importante de su vida. Todo iba bien hasta que…

 

…ya para el mes 11 habíamos comenzado los preparativos de mudanza hacía los Estados Unidos. Mi casa estaba llena de cajas y el oso panda tenía que ir en una caja.

Para el cumpleaños de ella habíamos viajado a Massachusetts para celebrar con papá este gran día y para buscar el lugar donde viviríamos. Así fue como finalicé este proyecto. Con una foto de I.A. dormida en un tren de Boston en dirección hacia lo que terminó siendo nuestro nuevo hogar. El clima de Massachusetts y las grandes nevadas de aquel invierno impidieron que la mudanza nos llegara en el tiempo establecido. Así que, tres meses más tarde la foto de Isis fue de 12+3. Sus 15 meses. Jajaja.

¿Te ha pasado cosa igual? ¿Has tenido algún proyecto que has trabajado disciplinadamente pero algo pasa justo al final que te impide terminarlo? ¿Seré la única con poca suerte? Jejeje. ¡Nos vemos el lunes!

Besos,

Sannia.

 

Tomarle fotos a mi hija no es cáscara de cocos: Una historia en refranes y dichos

Puerto-Rico

¡Hola! ¿Cómo estas hoy? ¡Aquí tempranito contigo! Como dice el refrán, al que madruga Dios lo ayuda. Y si de refranes se trata, este post va dedicado a refranes que se escuchan decir en mi país. ¡Que lo disfrutes!

Practicar fotografía con un toddler como modelo no es ningún pellizco de ñoco. Recuerdo cuando Isis era una bebecita. Tomarle fotos en aquel tiempo era pan comido. Ahora que camina, corre y brinca, lograr una buena foto es misión casi imposible. Buscar la forma correcta para que Isis mire a la cámara y sonría es más difícil que buscar una aguja en un pajar.

¡Que ni se diga de practicar cosas nuevas! Tampoco de mejorar el manejo de la cámara. Con la rapidez de ella y yo que soy más lenta que un suero de brea, definitivamente no es la combinación perfecta. En un abrir y cerrar de ojos ya Isis se me ha ido de foco. ¡Ay mi madre! Las cosas que suceden esos días de fotografía con Isis.

El pan nuestro de cada día es ver a Isis no quedarse en el lugar que la coloco. La siento y en lo que el diablo se arranca una pestaña ya ella esta a mi lado.

Cuando logro mantenerla en su sitio, ella se entretiene con lo primero que ve y no mira a la cámara. ¡La llamo y la llamo! Es como si su nombre le entrara por un oído y le saliera por otro.

Yo trato de explicarle mi deseo y que deberíamos hacer para lograrlo. Sinceramente el tiro me sale por la culata, pareciera que las palabras se las llevo el viento. A la primera que algo le llama la atención se levanta y una vez más volvemos a comenzar desde cero. Todo el proceso es largo. Mas largo que la esperanza de un pobre.

Yo me vuelvo más loca que una cabra buscando ideas para lograr que ella pose. Un peluche, sonidos, canciones, de todo. ¡Todo lo intento! No doy pie con bola.

A veces pienso que buscar la solución es como buscarle las cinco patas a un gato, que me estoy ahogando en un vaso de agua. Reconozco que debo practicar más el manejo de la cámara. Que con la practica se llega a la perfección. Que no debo dejar para mañana lo que puedo hacer hoy. Lo cierto también es que no por mucho madrugar, amanece más temprano. Mi hija en una toddler y su etapa es normal. Así que, si no puedes contra ellos, úneteles. Ni modo, hay que esperar a que esa etapa pase.

Coloco la cámara en automático, me olvido de la pose, de la sonrisa y me pongo a retratar sin parar. Ya que al parecer esperar por una sonrisa es como esperar a que la rana eche pelos, al menos me enfoco en lograr una foto bonita.

Dicen que una sonrisa vale millón, sin embargo, para una madre cualquier foto de sus hijos es hermosa. La luz de adelante es la que alumbra, si no mira a la cámara pero la foto sale bien, significa que tuve éxito. Al fin y al cabo la verdadera intención es documentar los momento de su vida.

¿Has pasado por experiencias como estas? Cuéntanos tu estrategia. ¿Has recordado algún refrán? ¡Anímate a compartirlo con nosotros! ¡Soy toda ojos (ja, ja, ja), digo, oidos! Me encantaría leer tus comentarios.

Los esperamos la semana que viene. David se estrena en este nuevo lugar. Visítame el lunes para las Gotitas Positivas de todas las semanas y el miércoles para darle la bienvenida a David. ¡Que tengas un feliz día!

Besos,

Sannia

(Nota: Este escrito no especifica el origen de cada refrán. Sólo comparte refranes o dichos que se escuchan y dicen en Puerto Rico.)