Hijos con grandes diferencias de edad: Beneficios

Cuando nació I.A, teniendo William 18 años, muchas personas me decían: “¡Estas loca, a comenzar de nuevo cuando ya salías de uno!” En mi mente me decía: “¿Y qué? Ni que fueras tú quien está comenzando de nuevo para decirlo con tanto espanto.” En realidad nunca le tuve miedo al comenzar de nuevo, pero sí me preocupaba el que todo saliera bien durante el embarazo. Hasta el sol de hoy no le encuentro aquello tan negarivo que las personas comentaban, al contrario, le encuentro sus beneficios. Y de ellos te hablo en el día de hoy.

Quizás tengas hijos con diferencia de edades marcadas. Quizás conozcas a alguien con ejemplo similar. ¡Aunque no aún no conozco a alguien con el mismo panorama que el mío! Jajajaja. Quizás tu sí conozcas alguien que se acerque o se asimilen a este ejemplo. Je je je.

Con solamente dos años que lleva Isis Anabelle en nuestras vidas existen muchos beneficios. Pero para que este post no sea eterno, aquí te comparto los más significativos:

  1. Eres madre/padre primerizos por segunda vez: Aunque muchas personas no vean esto como un beneficio, yo si le encuentro lo positivo. El primer embarazo, el primer parto, la primera experiencia es una muy especial. Descubres todas esas cosas quejamás habías pensado sentir o que jamás habías conocido como eran ¡Créeme! Después de 18 años uno olvida muchas cosas, que vuelves a recordar con ese segundo bebé y vuelves a sentir la misma sensación de la primera vez.
  2. Tienes dos hijos únicos: No me refiero a que los hijos tienen que ser idénticos, no, me refiero a que tus hijos se crían como hijo único (uno sólo) porque ya uno se independizó y el más chico se queda en casa. ¿No le vez el beneficio a esto? Lee el punto siguiente a ver si le encuentras lo positivo.
  3. Puedes darle toda tú atención: William tuvo toda mí atención durante 18 años. Me disfrute pausadamente, sin prisas y sin restricciones cada momento de su vida. Ahora a sus 20 años el tiempo que el me exige no es el mismo que me exige I.A. Y si la niña nos interrumpe en alguna conversación, ya William tiene la madurez y el entendimiento para comprender a su hermana sin sentirse menos apreciado. Este punto nos lleva al próximo que es…
  4. Haces cosas distintas con cada uno: Mientras por un lado dialogo sobre estudios universitarios, metas, novias, proyectos y compartimos opiniones. Por el otro lado juego a las muñecas, le enseño las vocales, los números, los colores y le hago reír con cosas sencillas. ¡Hay mucha diversidad!
  5. Tienes una ayuda adicional: Jajaajjaja. Sí, porque al uno ser tan mayor te puede ayudar con el más pequeño. Jajajaja.

Estoy segura que cada experiencia tiene sus beneficios sin importar cuanta diferencia se lleven los hermanos. Como padres nos encargamos de sobrevivir cómo sea y de llevar la fiesta tranquila. Ya sea con hijos de poco cercanos en edad o con mucha diferencia. Estoy segura que si mi caso hubiera sido otro también le encontraría lo positivo.

Ningún panorama es el idóneo. Amamos a nuestros hijos según llegan. ¡Al menos así lo entiendo yo! Sin embargo quería compartir la experiencia para todas aquellas personas que viven algo similar o estan a punto de vivirlo. Lo importante aquí es no temerle a las opiniones que digan los demás, de seguro saldrás a flote en cualquiera, con muchos hijos corridos o con hijos con grandes diferencias de edad. Lo que realmente importa es disfrutar cada segundo que estén a nuestro lado ya que crecen y se independizan muy rápido. 😉

¿Tienes la misma experiencia? ¿Conoces alguna familia similar a la nuestra? ¿Tienes algo que añadir a mi lista? En confianza soy toda ojos para leer tus comentarios. 😉

Besos,

Sannia.

 

Anuncios