11 cosas que mi esposo hace mejor que yo.

¡Llegó el momento que todo hombre espera de sus esposas! El día en que admiten las cosas que ellos hacen mejor que ellas. Jajajaja.

Fuera de broma. Existen decoraciones que dicen: “Mr. Right, Mrs. Alway Right!” Hablamos sobre nuestros niños, nuestras experiencias, nuestro amor por nuestros esposos, pero dejamos muchas veces esas cosas maravillosas que nuestros esposos hacen. Sobretodo esas que hacen mejor que nosotros. Pues hoy te cuento 11 cosas que mi esposo hace mejor que yo. Ellas son:

  1. Lavar los baños: No sólo lo hace mejor que yo, también me complace en hacer una de las tareas que más detesto. Los deja resplandecientes ¡Suerte la mía!
  2. Colocar la mesa: Platos, copas, utencilios, servilletas. Todo el montaje de la mesa la hace fenomenal. ¡Mucho mejor que yo!
  3. Presentación de los platos: Cuando cocina, la forma en que David coloca los alimentos tan bonitos dentro del plato. ¡Me siento que estoy en un restaurante! Nunca me quedan tan bonitos.
  4. Cocinar: Tales como el mofongo puertorriqueño, el pico de gallo y la carne a la barbacoa. ¡Mmmm! La semana que viene venimos con una de sus recetas. 😉
  5. Empacar: Le descubrí esta habilidad cuando nos tocó empacar la mudanza para venir a vivir acá a Massachusetts. De alguna manera utiliza sabiamente el espacio de las cajas haciendo que quepan mas cosas dentro de ellas.
  6. Matemáticas: ¡No son mis amigas, no las tolero! Dame historia, arte, poesía, baile, cultura, fotografía, idiomas, relaciones públicas, lo que sea, pero no matemáticas. Jajajaja. Gracias a mi amorcito me resuelve los problemas cuando necesito hacer un cálculo matemático en mi mente. ¡Sólo le pregunto a el y listo! David es mi calculadora a la hora de ir al supermercado. 😉
  7. Disculparse: En este aspecto tengo que decir que no sólo lo hace mejor que yo, sino que ha sido también mi maestro. David me ha enseñado a dejar en ocasiones el orgullo a un lado y a disculparme cuando es necesario. Me lo ha enseñado con su ejemplo. Algo que le admiro y encuentro muy bonito de su parte.
  8. Decir Te Amo aún en momentos de coraje: Al igual que la #7, también he aprendido a mejorarla gracias al ejemplo de David. No importa cual sea el desacuerdo, quien tenga la razón o cuan frustrados nos encontramos. David siempre se despide con un Te Amo a la hora de irse a trabajar y con otro a la hora de dormir. Es algo que ya hemos tomado de costumbre hacer y que tiene unos resultados fenomenales. Un Te Amo en medio de un disgusto desarma a cualquiera. 🙂
  9. Planchar: Esta no necesariamente la hace mejor que yo. Esta es porque no le queda de otra. Jajajaja. Antes de casarnos le dije tres cosas que no haría. Ver películas de misterio, montarme en montañas rusas y planchar. Jajajajaj. Ya cubrí la cuota de madre planchadora durante mis tiempos de madre soltera. Ahora estoy en contra de la plancha. Jajajaja
  10. Conseguir mejores ofertas y ahorros: No sé si es que lo hace mejor o es que simplemente tiene suerte. Pero este marido mío tiene una varita mágica a la hora de hacer sus compras. Todas las cosas que encuentra contienen grandes descuentos y al final termina ahorrando un gran porcentaje. Sin embargo yo, cuando voy de compras todo lo que quiero nunca esta en descuento. Jajajajaja.
  11. Hacer la cama: Esto se debe a su gran fuerza. Se le hace tan fácil levantar el colchón de un lado a otro. Coloca las sabanas tan estiradas que hasta un cabello rebotaría. ¡Me fascina ver la cama estirada y bien puesta! Definitivamente lo hace mil veces mejor. 😉

Pudiera seguir mencionando mucho más cosas que David hace mejor que yo. ¡Pero si lo hago estaría diciendo que yo no hago nada bien! Jajajajaja. ¡Sin bromear! Quise hacer una entrada jocosa. ¿Lo logré? Creo que no se me da eso de ser jocosa. Je je je. También quise aprovechar el mes del amor para halagar a mi esposo, para dejarle saber lo mucho que lo amo, lo mucho que aprecio sus ayudas y el agradecimiento que siento por crecer juntos cada día.

¿Estás casada? ¿Qué tendrías que decir sobre tú esposo? Compártenos tú lista.

 

Besos,

Sannia.

 

 

Anuncios